Primer ensayo entregado en la materia de epistemología en la maestría en educación.




INTRODUCCIÓN

Hablar de dogmas es hablar de creencias individuales donde no se admiten réplicas, donde no hay menoscabo de indagar, de buscar o de hacer un intento por interactuar con el conocimiento. Todo lo que provenga de un maestro se acepta tal y como se recibe.
El dogmatismo en la escuela es la tendencia a expresar conocimientos como verdades indiscutibles, esta creencia no acepta críticas y quien los recibe se conforma con lo que le trasmiten, por tanto no hay análisis de los conocimientos, ni reflexión.
La actitud dogmática es un obstáculo para la comprensión de la educación como objeto de estudio, porque reprime la reflexión, es autoritaria y se cae en la falsa creencia de que el conocimiento se estanca, se congela.
La educación actual es un hecho social que se relaciona con la ideología dominante. Se relacionan conceptos, se construyen experiencias y en la práctica se trata de explicar diversidad de conocimientos.
No se puede ser dogmático en estos tiempos de transformación, de cambios sociales tan radicales, de asuntos globales que afectan al mundo entero. El maestro debe crear junto con sus alumnos una forma de analizar, reflexionar, comprender y aplicar el conocimiento, generar un espacio para la relación entre el objeto de estudio y el sujeto.
El conocimiento ha sido un elemento de estudio que ha trascendido con el tiempo. Muchos pensadores han detenido su pensamiento tratando de explicar qué es el conocimiento, de dónde surge, cómo evoluciona, qué tipos hay. Sin embargo impacta el movimiento idealista que asume el conocimiento como una idea que surge del sujeto en cuanto se pone en contacto con el objeto, usa su pensamiento para razonar sobre la sustancia que tiene ese objeto. Así también, el realismo revela que el objeto es porque es muy independiente del sujeto. Dos movimientos opuestos pero que le dan fortaleza a la conformación de saberes y que estos saberes se agrupan en dos posiciones de la ciencia: el estudio de los objetos reales y el estudio de los objetos ideales.
Quiero centrar mis ideas en el análisis de una problemática real como lo es el dogmatismo en las escuelas. Desarrollar este tema que sigue vigente a pesar de que el pensamiento dogmático es cosa del pasado en el sentido de valorar al conocimiento como algo que cambia y se transforma al tiempo que el contexto social también lo hace.
Como mencioné al inicio, los dogmáticos estancan la evolución del conocimiento, lo congelan como si se trataran de verdades que nadie puede eliminar. Los maestros con este pensamiento obstaculizan el libre pensamiento de sus alumnos, reprimen sus ideas y no evolucionan. ¿Qué hacer ante esta actitud dogmática? ¿Cómo enseñar a los dogmáticos que el conocimiento evoluciona?
Una tarea importante para quien debe de orientar la práctica docente, no es fácil eliminar un pensamiento dogmático por la férrea idea que quienes lo practican no pueden dejar de ser autoritarios y emblemáticos. Por tanto, haré un recorrido por el acontecer histórico del conocimiento, las relaciones de éste con el contexto social y abordaré algunos aspectos de las escuelas formales.

DESARROLLO DEL TEMA
Toda ciencia empírica o racionalista se apoya en la epistemología, la ciencia del conocimiento. El conocimiento ha sido objeto de estudio desde la antigüedad, desde que el hombre se puso a reflexionar acerca de lo que es verdad.
Partiendo del pensamiento ontológico, el conocimiento donde el ser es un ente que se relaciona con las cosas analizándolas y comparándolas para encontrar sentido a las cosas. Entre la acción y el hacer, el ser reflexiona en la existencia de lo abstracto, de lo ideal, que hay cosas que no cambian con el tiempo; así como hay cosas que cambian, se transforman y varían.
Con esta sencilla reflexión, en el aula formal, además del profesor y el alumno, debe haber una relación de análisis en cuanto a los conocimientos que se difunden, estos no son arcaicos ni estáticos, son medio para el avance formal de la educación, para la libertad de pensamiento y el acceso a la modificación de éste cuando surja un nuevo conocimiento y por ende, una verdad que sustituya otra. No cabe el dogmatismo en este apartado.
En este devenir, se reflexiona que en el proceso del conocimiento, Alfredo García establece partes indispensables en éste: sujeto cognoscente, objeto del conocimiento, relación de conocimiento entre sujeto y objeto, lenguaje para expresar y comunicar conocimiento y medio ambiente en que se da el conocimiento y situación histórica en que se produce.
Una relación significativa y trascendente donde el conocimiento se mueve en esa relación de sujeto-objeto y se comunica en medio de un contexto social. ¿Dogmatismo en esta reflexión gnoseológica? No se admite, no es posible porque el resultado de los productos conceptuales que surgen de esa relación del sujeto con el objeto lo admitimos como conocimiento. El conocimiento es eso, producto de una interacción abierta al cambio.
Por otro lado, planteando que, de acuerdo a la postura epistemológica del racionalismo, el conocimiento verdadero se funda en el pensamiento, por lo que la razón es la verdadera fuente del conocimiento. Efectivamente, la postura racionalista lleva a la lógica y a la naturaleza exclusiva de manejar los conocimientos originados en el pensamiento, la razón es el medio que produce el conocimiento que obviamente se identifica en un sentido dogmático. Aunque la razón a pesar de ser una fuente de inspiración para explicar algunas situaciones de la vida, el racionalismo queda a deber porque no sólo la razón provoca un concepto para el análisis, sino que la experiencia da origen al conocimiento.
Entiendo que en la escuela, hay conocimientos que se imparten desde el punto de vista de la razón y no se discute, pero no es la única manera de inducir el conocimiento a los estudiantes. No cabe el dogmatismo como principio de enseñanza.
Demostrado está que el conocimiento procede de la experiencia, del contacto directo con la realidad. Los conceptos proceden de la experiencia que conlleva al fundamento para demostrar que el conocimiento parte de un hecho concreto que evoluciona, con lo que se pretende demostrar la importancia de la experiencia en la elaboración del conocimiento, esto lo afirma Hessen en Teoría del conocimiento.
Ante las diversas experiencias tanto internas como externas que el sujeto vive al tener contacto con hechos de la realidad, integra esa experiencia a sus sensaciones en el uso de los sentidos y a sus reflexiones en la percepción de sí mismo. Ese cúmulo de experiencias genera conocimientos que luego son compartidos, son analizados y se exponen a los cambios que surjan como resultado de la constante observación del sujeto sobre el objeto conocido. En el aula abunda la experiencia, el alumno es un sujeto que observa, analiza, compara, no limita su inquietud por conocer. No cabe el pensamiento dogmático en este sentido. Las ideas se mueven, las verdades surgen y no se pueden ocultar.
Retomando a Celedonio Ramírez, todos los conocimientos acumulados por el hombre presentan distintas posiciones que pudieran ser sencillas pero con la cantidad que se han generado resulta tan complejo agruparlos para su mejor estudio. Los conocimientos para Celedonio R., no se sabe que son, son distintos, son complejos, confunden y fracasan en su integración.

Si estos conocimientos, son complejos, confunden y fracasan, en una relación de enseñanza-aprendizaje, binomio por naturaleza aceptado para demostrar que todo lo producido en ese proceso es gracias a esa relación maestro-conocimiento-alumno, esa es la razón por la que en el aula se deben analizar, comprender, demostrar y corregir cuando sea el caso. No cabe el dogmatismo en sí mismo. Esta actitud debe desaparecer de la escuela.
Debemos erradicar la actitud dogmática, darle un giro al pensamiento obsoleto, ser abiertos a los cambios y enfrentar el contexto socio histórico como tal para dar oportunidad a la reflexión del pensamiento, a las ideas nuevas, a la formalización del proceso en el contexto mismo en que se forman los conocimientos.

CONCLUSIÓN
Los maestros debemos compartir paradigmas, confrontar nuestras ideas y aceptar los cambios que el contexto socio histórico presenta. Aceptar la ideología que domina al mundo circundante y que influye en todos los aspectos de la vida de una sociedad que está inmiscuida en esa influencia globalizada.
Debemos adecuarnos a esa ideología, a esa influencia histórica, sacar provecho de esa circunstancia y enfrentar el reto de transmitir el conocimiento. Para ello, al presentar el conocimiento a los alumnos, deben asimilarlo, analizarlo, criticarlo, reflexionar sobre el mismo y construir uno nuevo en caso de que la situación lo amerite.
La relación es dialéctica, no es lineal, no es dogmática. El proceso educativo a través de sus instituciones debe trabajar bajo propósitos establecidos con la intención de favorecer la transmisión del conocimiento. Debe permitir la libertad de pensamiento en cada momento que se dé la participación maestro-alumno. Debe responsabilizarse al docente de que esa relación sea activa, mantenga al alumno siempre dispuesto a reflexionar y cuestionar todo conocimiento que recibe.
Así pues, los docentes que comparten sus ideas, analizan el proceso y determinan lo que hace falta por hacer bajo un esquema de diálogo y reflexión, se ven comprometidos con su profesión. Ellos al transmitir los conocimientos entran a un mundo concordante con su formación, retoman ideas adquiridas, recuerdan experiencias previas, crean un espacio para confrontar distintos pensamientos para dialogar, analizar, reflexionar, discutir.

Vistas: 5356

Comentario

¡Tienes que ser miembro de BrainPOP Maestros para agregar comentarios!

Únete a BrainPOP Maestros

© 2014   Creada por BrainPOP.

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio